Entradas

ENTRADA DESTACADA

La primera vez que visité Londres - Capítulo- 25 y último - La llegada de Dylan

Imagen
Cuando Liz se levantó se dió cuenta que James no había venido a dormir. Soltó una pequeña carcajada y se frotó las manos al tiempo que decía:  " Bien ".. Avisaría a Ralph para que no se intranquilizara si Maille falta a su hora al desayuno. Ralph sonreia y corrió a anunciárselo a su mujer. ¡ Al fin !, exclamaron ambos.

Era mediodía, cuando ambos tomados de la mano,  hicieron acto de presencia en el hotel. E n sus rostros se notaba la felicidad y la falta de sueño, pero no importaba, estaban juntos.  Eso era lo que en realidad importaba.  Ralph hablaría con su abogado para que hiciera las gestiones sobre la anulación del contrato de separación de mutuo acuerdo. Si tuvieran que volver a casarse, volverían a hacerlo, manifestó James rotundamente.

Pasaron tres días en solitario antes de regresar nuevamente a Londres.  Allí comenzarían una nueva vida.

 Ralph, el día antes del regreso, entregó como regalo a James y a Maille, las escrituras en propiedad de las tierras compradas de…

La primera vez que visité Londres - Capítulo 24 - Recobrar una vida

Imagen
Enseguida llegó frente al bungalow en el que vivía Maille.  El corazón le golpeaba fuerte en el pecho y tenía la sensación que se le iba a salír,  cuando con unos golpes pidió que  abriera la puerta.  Maille estaba  disponiéndose para ir a la cama,   asustada,  reconoció la voz que llamaba imperiosamente que le abriera.  -  ¿ Que hacía él aquí ?

 ¿ Por qué no me dejas en paz ? Escucha James ¿ no te has dado cuenta de que no deseo verte? ¿ Que entre tú y yo no existe nada?
- Si es así dímelo a la cara, frente a frente. Por favor, abre y hablemos.  Tengo algo que contarte.  El por qué de esta situación absurda que tenemos
- ¿ Has traido a Maureen contigo?
- ¿ Que pinta Maureen en esto? Pero si, algo está relacionado con ella, pero no, no está aquí. Sólo tú y yo.  Nadie más.  Abre por favor o voy a despertar a todos los huéspedes con las voces que daré
- Está bien, está bien.  No grites. Te abro, pero dirás lo que sea y te marcharás inmediatamente.  Estoy cansada y tengo sueño.-  Y con …